martes, 4 de octubre de 2011

Los japoneses evitan el conflicto a toda costa.

El otro día tomé el tren de la línea Kawaramachi (河原町) de Hankyu (阪急) para ir a mi departamento en Ibaraki. Hice un movimiento brusco con mi brazo para agarrarme de uno de los sostenes del tren y accidentalmente golpeé a un japones (joven, como de 30 años). Creo que le pegué fuerte. Inmediatamente dije Sumimasen (すみません)para decirle perdón y su respuesta inmediata fue Sumimasen,e hizo una reverencia.
En lugar de reclamarme se disculpó por "haberse puesto en el camino de mi brazo".

Los japoneses son, en mi punto de vista, personas muy pacíficas que tratan de mantener una armonía en su sociedad. Evitan reclamos y conflictos para mantener un equilibrio que hasta ahora ha hecho que vivir en Japón sea muy confortable. Las personas no se pelean.

Cuando algún japonés no está de acuerdo con algo (el sabor de la comida o la atención del personal en un restaurante, la música alta del estéreo del vecino, el cambio recibido en una caja, etc) esperan hasta el último momento para reclamar, y cuando lo hacen utilizan palabras para mostrar que les da muchísima pena reclamar, y que lo sienten mucho. Les da mucha pena reclamar.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario