martes, 31 de enero de 2017

Omikuji 御神籤 , los papelitos de la suerte.

Todos lo que hemos ido a un templo o santuario en Japón nos hemos encontrado con algo así:



¿Qué son esos papelitos que están amarrados en árboles y cercas? Se llaman "omikuji" y son papeles que anuncian la suerte del que lo ha adquirido. Aunque muchos japoneses corren por su omikuji en los primeros días de cada año, se pueden adquirir en cualquier momento y encontrar prácticamente en cualquier templo o santuario.

Omikuji en Asakusa.


En japonés se escribe 御神籤 (御= honorable 神= dios 籤= lotería). Desde hace cientos de años los japoneses iban a los santuarios y templos a preguntar a los dioses cuál sería su suerte antes de emprender alguna tarea o dar un paso importante en sus vidas (casarse, iniciar un negocio, ir a una batalla, etc).

La forma más tradicional de obtener un omikuji es agitando un cilindro de madera que contiene varios palitos de bambú con distintos números en japónés. Después de sacar uno se pedía al sacerdote o miko-san que entregara el pergamino. Sin embargo, ahora uno mismo abre un cajón para buscar el pergamino (tal vez porque las miko-san están muy ocupadas con la venta de amuletos) e incluso hay vending machines o pequeñas cajas para tomar al azar un omikuji, que generalmente cuesta 100 yenes.


Si la suerte es mala entonces se acostumbra amarrar el papel y dejarlo atrás, como símbolo de que la mala suerte se queda en el pasado mientras la persona sigue en búsqueda de su buena fortuna.



Recogiendo omikuji para dejar espacio para más omikuji.

Una cosa curiosa es que antes siempre se dejaban en un pino porque "pino" en japonés se dice "matsu (松)", y el verbo "esperar" también se dice "matsu (待つ)". Se deja ahí esperando que la buena fortuna llegue pronto.



Los japoneses que se toman en serio la fortuna van a los santuarios y templos por su omikuji antes de pedir matrimonio, casarse, entrar a un examen, emprender un negocio, cambiarse de casa, etc. Sin embargo, muchas veces se les ve muy despreocupados amarrando su mala suerte en todos lados.


     

martes, 24 de enero de 2017

Nikko con nieve.

Nikko es un lugar que en cualquier época del año vale la pena visitar. No solo es un lugar importante para el budismo (el templo Rinnoji fue fundado por Shodo Shonnin que trajo el budismo a la región) y el shintoismo (las tres montañas de Nikko se consideran sagradas); sino también ocupa un lugar central en la historia de Japón: en Nikko están los restos de Tokugawa Ieyasu, uno de los unificadores de Japón y líder del clan que trajo paz y estabilidad a la nación.

La semana pasada fuimos con un grupo de Amazing Japan y por suerte u día antes había nevado así que econtramos a Nikko vestido de blanco.

Aquí les dejo unas fotos.

Shinkyo 神橋, el puente de los dioses que marca la entrada a las montañas sagradas.

Ishidori 石鳥居 , la entrada al santuario de Toshogu.

Gojunoto 五重塔, la torre de 5 niveles.

Uno de los Sanjinko 三神庫, con los elefates imaginarios de Kamijinko.

Nakajinko 中神庫y Shimojinko, los otros dos almacenes de la explanada.



El salón de las escrituras.

El pasillo de Kairou 廻廊, con sus grabados que son tesoro nacional.



La puerta de Karamon 唐門

En la foto.



Inuki-mon, donde están los restos de Tokugawa Ieyasu.




Es la primera vez que veo a los santuarios de Nikko cubiertos con nieve, así que fue un viaje especial que hizo olvidar los 3 grados de temperatura que teníamos en ese momento.

El invierno llegó a Japón y las temperaturas máximas en Tokio apenas llegan a los 10 grados, y seguirá bajando hasta que los brotes de los primeros ciruelos anuncien la próxima llegada de la primavera.

Tengo muchas fotos y algunos posts que estoy preparando y que no había podido subir porque hemos estado muy ocupados con Amazing Japan.

Muchas gracias por leer y nuevamente feliz inicio de año.
 

lunes, 2 de enero de 2017

¡Feliz Año Nuevo!

Se acabó el 2016 que, si duda, fue un muy buen año en todos los sentidos. Como siempre hubo cosas buenas y cosas malas pero la vida se trata de disfrutar lo bueno y enfretar lo malo, y así hicimos.

En el blog tuvimos más lectores que ningún otro año y por eso les agradezco a todos los que nos hacen el honor de pasar por aquí y dedicar un ratito de su tiempo para ver lo que ponemos.

El zodiaco chino marca que éste será el año del gallo y en el templo de Kiyomizudera escogieron el kanji "" (oro, dinero) como el kanji del año que se fue.

¡FELIZ AÑO NUEVO A TODOS!