miércoles, 30 de diciembre de 2015

Figures de Starwars en Akihabara

En Akihabara hay una exposición de figures de Starwars como parte de los eventos por el lanzamiento de la nueva entrega de la saga que ahora distribuye Disney.

Aquí hay algunas de las figures que están a la venta en esta exposición, algunas muy al estilo japonés:










No me deja de sorprender el detalle con el que las figures están logradas.

martes, 29 de diciembre de 2015

Caminando entre Akihabara y Shiodome.

Hace algunos días pasé por Akihabara y Shiodome para hacer algunos Periscope y tomé las siguientes fotos.


Calle central de Akihabara, siempre llena de color y las tiendas más emocionantes del país :D

Se puede ver al tren de la Sobu line pasando por el puente.


Aoki es una tienda de ropa formal, generalmente para salary man.



Home cafe es uno de los maid cafe famosos entre los extranjeros.

Medio pan de caja con todo lo que quepa arriba. 


Esta foto la tomé desde el puente de la estación de Hamamatsucho. Se puede ver la Tokyo Tower y Roppongi Hills al fondo.

En Japón no se puede fumar en las calles, hay espacios dedicados para tal efecto.

Zona entre la estación de Hamamatsucho y Shimbashi. 
Estos barrios son principalmente distritos de negocios.

Del otro lado la zona de Shiodome, de mis favoritas de la ciudad. 
Se puede ver al tren bala Shinkansen N700 pasando por el puente.



Visto en una de las entradas de Yurikamome que lleva a la isla semi artificial de Odaiba.

Ya fui a ver el nuevo show de luces de Gundam en Diver City y es espectacular.

Ya se fue la Navidad pero todavía quedan algunas fotos de la temporada.


sábado, 26 de diciembre de 2015

Shibuya en la Navidad 2015

Les dejo estas fotos de Shibuya con la iluminación de la Navidad. Espero que todos sigan teniendo unas fechas decembrinas llenas de felicidad.













viernes, 25 de diciembre de 2015

Navidad en Japón

La Navidad en Japón es una de las fiestas occidentales que pasa de largo. Han habido intentos de hacer que los japoneses festejen Navidad pero hasta ahora no han tenido mucho éxito. 

Durante todo diciembre Japón se viste de Navidad. Las calles están llenas de iluminación, las tiendas tienen árboles de Navidad y los empleados tienen notas de la época en sus atuendos. En todos lados se escuchan canciones de Navidad (hasta en el gimnasio) e incluso se oyen villancicos (el otro día escuché "El Niño del Tambor" en inglés en una tienda de ropa). Hay eventos para los niños, spots de fotografías con motivos decembrinos y también se montan mercados navideños estilo alemán en distintos puntos de las ciudades. De verdad parece Navidad.

Sin embargo, el 24 de diciembre la gente empieza el día normal y lo termina como terminó los demás días de la semana. Algunos tendrán reuNiones de fin de año "bonenkai" cuyo motivo no es festejar la Navidad, sino despedir al año según la tradición local. Por la noche no hay festejos especiales. Nada pasa.

El 25 de diciembre Japón se despertará normalmente y todos irán a trabajar. 

Las únicas costumbres que algunos japoneses han aceptado son comer pastel navideño y pedir KFC. Por alguna razón los japoneses que quieren festejar la Navidad tienen la idea de que es mejor cenar pollo (en Japón es difícil conseguir pavo).

Al final de cuentas la Navidad es una fiesta con un significado religioso y en Japón solo 1% de la población nos declaramos católicos-cristianos. Creo que los demás no terminan de entender los mensajes de paz que el que hoy nace le deja a toda la humanidad.

Árbol de Navidad de cabeza en un edificio de Omotesando, en Harajuku.

  
Les deseo que tengan muy feliz Navidad, que sus deseos se cumplan y que todos sigamos contentos poniendo mucho esfuerzo en todo lo que hacemos.

Les agradezco mucho que sigan visitando el blog, y le deseo paz, amor y felicidad en estas fechas tan especiales.

¡ F E L I Z   N A V I D A D !

メリークリスマス

:D

miércoles, 23 de diciembre de 2015

Catorce meses más de vivir en Japón.

Han pasado catorce meses desde la última vez que estuve en México. Creo que desde la primera vez que vine a Japón, en 2006, no había pasado más de 365 días seguidos en Japón. 

Vivir en Japón es sin duda una expreciencia inigualable. Todos los días se aprenden cosas nuevas desde las bases, siempre hay algo que sorprende, alguien que hace algo inesperado o algo a lo que hay que sacarle una foto. 

Japón estuvo cerrado al mundo prácticamente desde 1620 hasta inicios del siglo pasado y creo que es por eso que su cultura permaneció casi intacta y muchas de sus costumbres ancestrales aún se practican normalmente en la vida diaria. Es un país homogéneo que aún no se termina de acostumbrar a convivir con otras maneras de pensar. 

Vivir en Japón no es fácil. El idioma, la comida, las reglas de sociedad, los protocolos, la manera de socializar, todo es diferente. Las equivocaciones están bien para alguien que viene de vacaciones pero, una vez viviendo aquí, no se pasan tan fácil.  

Sin embargo, aunque llegué solo nunca estuve completamente solo. Mi esposa y su familia me han enseñado el alma de Japón, las costumbres más tradicionales de este país. Aunque no soy japonés, gracias a Kaori también tengo un ojiichan (abuelo) que planta arroz y una obaachan (abuela) que siempre regala sonrisas; tíos que son sensei y primos que salieron de su pueblo natal para estudiar en las grandes ciudades. Aunque no estudié en Japón viví en un diminuto departamento de estudiante. He hecho mochi en el patio trasero de la casa de los abuelos al pie de una montaña con bosques de bambú y he disfrutado de los manjares del oshougatsu (año nuevo) sentado en el tatami debajo de un kotatsu. He ido a visitar a los familiares y amigos para brindar con cerveza e intercambiar regalos. Tuve mi boda en Japón y he ido a bodas de familares.

También he acompañado a los seres queridos en los momentos difíciles de una pérdida y me he enfrentado a los obstáculos que hay aquí para los extranjeros. Todos los días extraño a mi querida familia en México. He pasado algunos temblores, he batallado con el idioma, he extrañado una Misa en español y me ha faltado el sabor de la Navidad de México. Sin embargo, no me puedo quejar de nada.

Al final de cuentas vivir es la suma de un montón de experiencias que a veces tienen buen sabor y otras veces dejan un vacío en el estómago. Lo que es una realidad es que estoy contento de vivir en Japón y me emociona saber que cada día va a traer cosas nuevas e inesperadas, que no puedo salir sin la cámara porque seguramente algo me sorprenderá en el camino y que esto no deja de ser un reto que se toma con gusto. 

Que vengan los siguientes doce meses con todas sus sorpresas, risas y lágrimas, que aquí estaré para vivirlo y contarlo.



:D

martes, 22 de diciembre de 2015

Cajas de música con personajes de Ghibli.

Cerca del templo de Hasedera en Kamakura se encuentra la tienda de cajas musicales más grande que he visto. Tienen todo tipo de cajas que son una maravilla.

También tienen la licencia de Ghibli así que hay unas cuantas de los personajes del estudio.

Por supuesto que la música que tocan es de las películas, especialmente de Mi Vecino Totoro.




Los cuadros también son musicales.