martes, 3 de noviembre de 2015

Una vuelta por Nikko

Nikko (日光,日=sol ;光=resplandor) se encuentra a aproximadamente 150 kilómetros al norte de Tokio, en la prefectura de Tochigi.

La primera vez que fui fue en 2006 (ver post aquí) fue en 2006. Después regresé en 2007 y 2011. Este año he ido varias veces con los viajeros que contratar a Amazing Japan y cada vez que voy me maravillo de lo poco que ha cambiado el lugar en los últimos 10 años. Mantiene el mismo sabor que hace que cada vez que voy pueda ver algún detalle que no había visto antes.

Las fotos que siguen son de hace tres semanas, cuando acompañé a un grupo de argentinos.

Detalle de una parte de la impresionante puerta Karamon. 
Se puede ver el símbolo de la familia Tokugawa en el último tramo de cada fila de tejas.

La puerta Ishidorii, regalo del señor feudal de Kyushu en 1618.


La explanada principal.


Shinkyusha, el establo sagrado donde están tallados los famosos tres monos sabios.


Los Elefantes Imaginarios de Kamijinko


Cuando voy a Nikko no puedo evitar tomar esta misma foto...

En los días soleados destaca la magnificencia de las construcciones, los brillos y sombras; en días nublados se siente un misticismo difícil de describir.

En el complejo de templos de Nikko hay más de 5,000 figuras talladas en madera.

Obscurecí un poco la foto para que las lámparas salieran como sombras en primer plano.

Hasta ahora solo he encontrado dos tigres en los grabados de Toshogu. 
Y no los vi hasta hace poco.

El que va a Japón no debe dejar de ir a Nikko.


El famoso puente Shinkyo (神橋), la entrada a una de las tres montañas sagradas de Nikko. 


El pueblo de Nikko es pintoresco y los europeos que han venido lo han comparado con algunas villas de sus tierras.

Esta foto me gusta mucho. ¿qué les dice?

Detalle de las luminarias de la calle principal.


Nikko es un lugar de sueños. 
Un mausoleo majestuoso lleno de historia, recuerdos, misterio y resplandor.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario