martes, 15 de marzo de 2016

Una vuelta por Hasedera.

Hasedera es uno de esos templos que lo tiene todo: salones con imágenes impresionantes de Buda y Bodhisattva, imágenes de deidades shintoístas, bonshyou (campana budista), un torii, una cueva, un jardín de piedras Zen, un jardín estilo japonés, un plantío de bambú, corredores de hortensias y hasta un mirador desde el que se puede ver el mar y las playas de Kamakura.

Siguen algunas fotos salteadas de este lugar dedicado además a los protectores de las almas de los niños que perecieron en la guerra. 

















No hay comentarios.:

Publicar un comentario