jueves, 16 de julio de 2015

Suicidios en Japón

Esta semana en Japón se ha hablado en todos los medios del primer incidente con víctimas en el Shinkansen desde su inauguración en 1964. Un pensionado de 71 años de edad decidió que su vida no era lo que él esperaba y se prendió fuego adentro del tren bala. Una señora de 52 años que iba en el mismo vagón ha muerto de un infarto al ver lo que sucedía. La señora iba a un santuario a dar gracias por tener una vida feliz.

En el periódico he leído la historia de un hombre de 41 años que es acusado de haber dejado el cuerpo sin vida de una mujer de 20 años en el bosque Aokigahara, mejor conocido como "el bosque de los suicidas". Los dos se conocieron en un sitio japonés de internet en el que las personas con pensamientos suicidas intercambian opiniones, pensamientos y planes. El hombre acusado, a propósito, está bajo tratamiento médico para evitar que se suicide.

¿Qué puede pasar por la mente de una persona de 71 años para que decida ir por la mañana a comprar gasolina, subir al tren y después de media hora de trayecto bañarse en gasolina y prenderse fuego encima? ¿Y qué puede llevar a una joven de poco más de 20 años a tomar el trasporte al bosque, entrar en él, reunirse con otra persona, platicar un poco y quitarse la vida? ¿Y qué puede haber en la cabeza de un hombre de 41 años para presenciar el hecho y regresar a casa?

Aunque las estadísticas anuales de suicidios indican una tendencia favorable, lo cierto es que el año pasado se suicidaron más de 28,000 japoneses. Las principales causas fueron problemas de salud, problemas financieros, problemas familiares, problemas con el trabajo, problemas en la escuela y por problemas sentimentales.

Aunque Japón no es el país con más suicidios en el mundo, sí es el país de primer mundo con el índice más alto de suicidios. Es, hasta cierto modo, parte de la vida cotidiana. En el bosque Aokigahara hay letreros que piden no suicidarse en la zona, y hay una patrulla que se llama "Suicide Patrol". Las pocas veces que se detienen los trenes locales es porque alguien decidió que ya nada tenía sentido, y nadie se alarma con la noticia.

De alguna manera, al vivir en Japón y conocer un poco más de la cultura y manera de pensar de la gente, tal vez se puede ver por qué los japoneses se quitan la vida. Creencias, religión, dramatismo, soledad, falta de introspección, honor, costumbres milenarias... aún así, no puedo entender que alguien deliberadamente planeé meticulosamente el día y momento de su muerte, y lo lleve a cabo...  



2 comentarios:

  1. Hola daisuke, se te agradece estas entradas, tan difíciles de tratar con los conocidos japoneses y difícil de entender para la mente occidental. En Occidente a veces un suicidio va precedido de resentimiento, racismo, fanatismo etc, con daños a terceros, en cambio en Oriente el suicida sólo se hace daño a sí mismo, por algún lugar leí que ete señor estuvo repartiendo dinero para que la gente se alejara de él. Me gustaría saber cual fue la caus por la que tomó esa desicion

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola Luis! Parece que no estaba contento con su pensión... :(

    Muchas gracias por entrar al blog :D

    ResponderEliminar