martes, 19 de mayo de 2015

Al izakaya después del trabajo

En Japón las jornadas laborales suelen ser largas y agotadoras. Los japoneses viven preocupados no solamente por hacer bien su trabajo sino además por cumplir con las formas correctas y hacer todo lo mejor que se pueda. 

Muchas veces los sarari-man (salary man, empleados de cuello blanco) prefieren pasar a un izakaya, sentarse en la barra, pedir una botana, tomar una cerveza, permanecer callados desestresándose un rato o platicar un poco con el cocinero antes de llegar a casa.

Es verdad que muchos van a nomikai y lo hacen en grupos (por voluntad propia o voluntariamente a fuerzas), pero también es muy común encontrar jóvenes y señores solos sentados en las barras viendo su cerveza antes de regresar a casa.


El caracol de mar se llama "sasae" en japonés y a veces llega de botana.

Es bastante sabroso, aunque la foto no le favorezca mucho.


Esto es una costumbre que me llamó la atención desde la primera vez que viví en Japón: los bares e izakayas de por aquí suelen tener mucha gente (y a veces estar llenos) casi diario (de lunes a domingo). En otros lados, esto pasa en los días cercanos al fin de semana, pero en Japón es una cosa que se ve diario.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario