miércoles, 14 de septiembre de 2016

Amano Iwato, Miyazaki.

El santuario de Amano Iwato está en la prefectura de Miyazaki, en el sur de la isla de Kyushu en Japón. 






Es un lugar rodeado de la naturaleza que fue construido para enaltecer una de las historias mitológicas más importantes de Japón.

La figura más importante en la mitología japonesa y la deidad más grande del Shintoísmo (religión nativa del Japón) es Amaterasu, la diosa del sol. Se cree que Amaterasu Omikami 天照大神 (la gran divinidad que ilumina el cielo) estuvo escondida un tiempo en una cueva que está cerca del santuario, entre árboles sagrados.

Al esconderse la luz abandonó a la tierra, que cayó en penumbras. Los demás dioses bajaron cerca de la cueva y se reunieron en otra cueva para pensar cómo convencer a Amaterasu de salir y regresar la luz al mundo. Al final lo lograron y la diosa regresó al cielo desde donde siguió reinando.

Se requieren permisos especiales y participar en ritos para poder ir a la cueva sagrada (en donde no se pueden sacar fotos), pero se puede visitar la cueva en donde los demás dioses se reunieron:

Para llegar a la cueva se tiene que caminar alrededor de diez minutos junto al río Iwato.

El camino es muy bonito, rodeado de naturaleza.

Esta es la cueva Amano Yasukawara, en donde se reunieron los demás dioses.




La gente hace torres de piedras para marcar su peregrinaje.


La cueva, la puerta torii y el santuario interior son muy simples, lo que hace que el ambiente sea todavía más especial.

Vista desde adentro de la cueva.





Ojizo-sama, deidad budista.







Se cree que los emperadores de Japón son descendientes de Amaterasu, ya que su nieto, Ningi-no-Mikoto, bajó a la tierra, se enamoró de una mortal y dio inicio al linaje imperial. 


1 comentario:

  1. Como siempre todo rodeado de naturaleza. Por cierto muy buenas fotos

    ResponderEliminar