domingo, 15 de febrero de 2015

Templo Jingoji 神護寺

El templo Jingoji, ubicado en la montaña de Takao al norte de Kioto, fue fundado alrededor del año 824. Después de sufrir incendios y guerras, fue reconstruido paulatinamente y la mayoría de sus edificios datan de 1623. 

Aunque los paisajes son muy bonitos durante todo el año, el templo se llena de visitantes especialmente en noviembre y diciembre para apreciar las hojas rojas de los árboles de maple. 

La manera más sencilla de llegar a Jingoji desde la estación de Kioto es por medio de los autobuses de JR, que salen de la estación cada media hora. El trayecto dura aproximadamente 45 minutos y la entrada cuesta 500 yen, aproximadamente 65 pesos mexicanos.

Les dejo las siguientes fotos con algunos comentarios.

Entrada al templo. Para llegar aquí hay que subir una buena cantidad de escalones, 
pero el esfuerzo vale la pena.

Vista desde el otro lado de la puerta.

Una vez adentro se encuentra una explanada con edificios y árboles que hacen que la gente pare a tomar fotos cada 5 metros.

Nos tocó un día soleado así que se pueden ver colores, luces y sombras en cada foto.


Se camina hasta el fondo para llegar al templo principal.



La verdad es que uno no se cansa de sacar fotos en este tipo de lugares.

:)

Jingoji es el más visitado de los tres templos que hay en la montaña Takao.

Salón o templo principal.



Escultura de piedra de Fudo Myo-o, con su espada en la mano derecha para cercenar la cabeza del mal y una cuerda en la mano izquierda para ayudar a sus aliados.


Momiji, momiji y más momiji.


Los halcones son aves comunes en los cielos de las montañas japonesas.


Esta foto me gusta mucho.

Los japoneses disfrutan tomando fotos. No conozco japoneses que no tengan cámara.


De regreso se puede pasar por esta tienda que vende té y dulces tradicionales.



Mitarashi-dango (みたらし団子) es una banderilla con bolitas de arroz bañadas en una salsa de soja caramelizada. Sabe buenísimo acompañado con té verde.

También hay témpura de hojas de momiji.

Es un placer comer mitarashi-dango, udon y otros platillos 
mientras se descansa en la sombra de los árboles.

El piso de ve rojo porque está tapizado de las hojas que van cayendo de los árboles.



Al final nos encontramos un ichou (イチョウ), un árbol cuyas hojas se ponen de color amarillo brillante durante el otoño.

En Japón las hojas rojas cayeron de los árboles hace poco más de dos meses y estamos con el frío del final del invierno, pero aún tengo algunas fotos de otoño pendientes de compartir y estoy tratando de actualizar el blog lo más rápido que se puede.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario