lunes, 2 de febrero de 2015

Jigokudani Onsen

Las aguas termales son muy comunes en todo Japón, debido a la actividad volcánica que se desarrolla en todo el territorio. Los japoneses han disfrutado de baños en aguas termales desde tiempos inmemoriales.

Esta tradición no se limita a los humanos. En Yamanouchi, prefectura de Nagano, está el Parque Jigokudani, cuyo principal atractivo es la posibilidad de ver a los macacos japoneses en su hábitat, en libertad y disfrutando de las aguas termales (onsen):


Para llegar al lugar donde se encuentran los macacos (saliendo de Tokio) es necesario tomar el tren bala hasta la estación de Nagano. Desde Nagano se debe tomar un autobús express que deja a los turistas enfrente de una de las entradas del parque.

Una vez que ahí, hay que caminar poco más de un kilómetro y medio por un sendero a través del bosque. No es tan sencillo llegar pero las vistas y la experiencia valen la pena.

Shinkansen


Fila para subir al shinkansen.

En Nagano hay información en inglés, aunque un poco confusa.

Nagano fue la casa de los Juegos Olímpicos de Invierno de 1998.


Autobús local visto mientras esperábamos el autobús para ir al parque.


El trayecto en autobús tarda aproximadamente 45 minutos y hay que estar pendiente para bajar en la parada adecuada. A partir de ahí no queda más que disfrutar de los paisajes que ofrece el camino al parque.

Aquí pongo algunas de las fotos que saqué ese día:

Campos de arroz cubiertos de nieve.




Entrada a templo.



El estilo de construcción de las casas japonesas y el cielo medio nublado 
da a las fotos un toque muy especial.




Me encanta esta foto :D




Las vistas son magníficas, sobre todo para los que no crecimos en países con tal cantidad de nieve.


Muchos de los paisajes parecen sacados de documentales o películas.



Estalactitas caseras.

En el camino hay tiendas que rentan zapatos para la nieve y ofrecen comida caliente y algunos souvenirs.










Al salir del sendero se ve el onsen para humanos, antes de llegar al de los macacos.



Los macacos viven en grupos grandes y es muy interesante verlos interactuar en su ambiente natural.

Ellos están acostumbrados a la presencia de los humanos.


Esta es la piscina en donde están los macacos, rodeados de curiosos y fotógrafos.







Prácticamente los macacos ignoran a los humanos.




Obviamente está prohibido tocar a los macacos o darles de comer.






La gente se pasa mucho tiempo viendo a los macacos porque siempre están haciendo algo 
y de hecho es relajante verlos...

A veces hay que hacer las cámaras para atrás con el fin de permitir que los macacos pasen, y ni siquiera voltean a verte. 




:)






Al final el regreso es por el mismo camino para esperar al autobús rumbo a la estación. 
El autobús pasa cada media hora.


Aunque el parque está abierto todo el año, creo que las mejores vistas están en invierno 
(diciembre-marzo) por el toque que da a nieve, además de que debido al frío los macacos siempre están en su onsen. 

1 comentario:

  1. Me encantó, yo solo he visto la nieve una sola vez, pero espero ver este lugar tan hermoso y relajante el próximo invierno . Saludos

    ResponderEliminar