viernes, 17 de febrero de 2012

¿Qué es lo que más me gusta de Japón?

Muchas personas me han preguntado qué es lo que más me gusta de Japón.

Me he puesto a pensar detenidamente y creo que la respuesta no coincide con las que mucha gente piensa que voy a dar. A diferencia de otros amantes de Japón, yo no puedo decir que me atrajo el manga o el anime. Tampoco las épocas feudales de los samurai y ni siquiera las geisha.

Por supuesto que todo eso me encanta, pero no fue lo que hizo que me enamorara de la cultura japonesa.
Pensando un poquito, creo que fueron las japonesas y los japoneses que conocí en Vancouver (en 2004, cuando estaba estudiando inglés) los que hicieron que volteara a ver a Japón. Ya que llegué a Japón, fue la forma de vida de los japoneses lo que terminó por cautivarme.

Es una cosa que no puedo explicar porque no hay algo en especial que pueda mencionar como "lo que más me gusta". Seguramente todos los extranjeros que han vivido en Japón pueden entender lo que trato de escribir.

Es un poco de todo: recibir el "ohayou gozaimasu!!!" en las calles por la mañana, poder hacer reverencia y recibir reverencia en cualquier momento, la forma en la que la gente se comporta, cómo visten, lo divertidamente serios que son (porque aunque se ven serios, siempre están esperando un buen motivo para reir); los trenes y su puntualidad, el orden que hay en las calles aunque están llenas de gente y coches, la forma en la que cada empleado de cada establecimiento trata a los Clientes (desde una gasolinería hasta una boutique internacional), la relación estrecha que hay con la naturaleza, los detalles estéticos en cada rincón... el respeto que hay entre las personas, los pocos conflictos que se ven en las calles, el silencio en trenes, la solemnidad en los estanques de los parques... los niños chiquitos que siempre se quedan viendo discretamente a los extranjeros, la nama biiru en los izakayas... la comida, el ambiente en las reuniones, los protocolos, poder gritar "otsukaresamaaaa" o "oyasumiii" por la noche, poder decir "atsui" o "samui" 10 veces cada 5 minutos, ir a hacer hanami o hanabi matsuri, poder quitarme los zapatos en donde quiera... es un poco de todo.



Poco a poco en mi vida de casado con Kaori he podido aprender muchas cosas de esta cultura. He entendido muchas cosas que veo en las calles o que miro en la tele. Es una cultura tan distante y distinta que nunca deja de maravillarme.

¿A ustedes qué es lo que los atrajo a la cultura japonesa?

Cruce de Shibuya, por donde pasan más de 1 millón de personas cada día.

3 comentarios:

  1. Me gusta precisamente lo que has enlistado y más aún. No he estado nunca allí (me encantaría), pero por lo que leo y veo, al menos para mí es admirable. También soy consciente de que tiene su lado negativo, pero ¿qué lugar no? Creo que lo vale.

    Recuerdo que de niño me levantaba los sábados a ver un programa, donde por medio de ¿muñecos? historias y leyendas de un país que ignoraba donde quedaba y hasta como se llamaba, pero que extrañamente me gustaba, tal vez por ser historias muy diferentes a las que yo me sabía. También había otro de un chico con sombrero más una mascota, que hacían todo tipo de manualidades. Esa fue mi primera experiencia que tuve de Japón.

    Buena entrada.

    ResponderEliminar
  2. La amabilidad de la gente, la sonrisa de los niños, de los ancianos, la tranquilidad y seguridad en todos lados, ese "aire" de armonia que se respira en todos lados.

    Yo tampoco soy ni de manga ni de anime, lo cual me convirtió en "bicho raro" en las clases de japonés. A la fecha y estando en Japón sigue sin ser de mi gusto.

    Saludos

    C

    ResponderEliminar
  3. Yo siempre he admirado las culturas orientales, pero lo que me llamo la atención de Japón indudablemente fueron sus costumbres, su excentricidad que tanto vi reflejada en su animación que fue lo que me engancho antes de saber de donde provenían esos raros dibujos, una forma de vivir tan diferente, una economía tan poderosa..............son tantas cosas y a la vez ninguna las que me hacen amar ese país que cada día muero más por conocer...

    ResponderEliminar