jueves, 5 de enero de 2012

Vivir sin sillas

Una de las cosas a las que costó más trabajo acostumbrarme en Japón fue a la falta de sillas en las casas tradicionales.

Si bien es cierto que los jóvenes japoneses de las nuevas generaciones están optando un poquito más por las sillas y los departamentos modernos tienen ya adecuaciones para alojar sillas y sillones, también es cierto que en la mayoría de las casas japonesas hay una carencia de sillas tremenda.

He platicado con varios occidentales que sufren del mismo problema. En mi caso, la primera vez que estuve en Japón (en 2006) llegué al departamento de Kaori en Osaka, y no había una sola silla.

Me di cuenta que, además de lo incómodo que resultaba (no podía estar más de 15 minutos sentado en posición de loto sin entumirme), necesitaba las sillas para comer y estudiar confortablemente.

Es increible esto de las diferencias culturales. Los japoneses no tienen ninguna dificultad en estar sentados en el suelo por largos períodos de tiempo.



Una cosa que me llamó la atención es que de verdad las casas de Japón no estaban hechas para tener sillas. Por ejemplo, las 4 patas de una silla podrían dejar unas marcas terribles en los tatami como el de la foto. Una vez que se decidió poner tatami en la casa, es muy importante cuidarlo mucho para que luzca bien.

En mi experiencia de aquel 2006, tardé menos de un mes en salir a Hotarugaike a comprar una silla y una mesita, pero para poder ponerlas en el departamento también compramos un tapete especial (grueso, de materiales suaves comprimidos) para colocar la silla arriba y así no maltratar al tatami.

2 comentarios:

  1. Es un factor que seguramente pasan por alto muchas personas que deciden (o al menos desean) vivir en Japón. Así como esto, hay cientos de otras cosas que generalmente no se consideran. En lo personal creo que lo que más me costaría es estudiar en esa posición. Me encantan estos posts :D

    ResponderEliminar
  2. Una vez trate de leer estando sentada en ese posición y en cinco minutos termine con las piernas entumecidas.

    Es la misma situación cuando los japoneses se sientan en cunclillas, pueden estar un buen en esa posición y no se cansan. No se si es falta de costumbre, pero pareciera que perdemos la habilidad de estar en esa posición.

    Saludos y buen Año.
    Mariana Edith

    ResponderEliminar