Furumine Jinja 古峯神社, el santuario de los Tengu 天狗

Una de las cosas que más me gusta de los santuarios shintoístas es que la mayoría están ubicados en medio de la naturaleza, como es el caso de Furumine, en la prefectura de Tochigi.


El shintoismo es la religión nativa de Japón.  No se sabe cuándo se fundó, pero ha ido creciendo con los japoneses desde hace más de 2 mil años, incrustando sus ceremonias como costumbres de la vida diaria de los habitantes de este país. Los que saben dicen que más que una religión es una amalgama de actitudes, ideas y maneras de hacer las cosas que se ha convertido en parte integral de la forma en cómo los japoneses ven y viven la vida.

Los torii son las puertas que separan el mundo terrenal del piso sagrado del shitoismo.


Además de los torii, se pueden encontrar koma inu, animales imaginarios con forma de leones que protegen al santuario de la mala fortuna y los demonios. 

En la entrada también encontramos esta torre de 5 niveles. Cada nivel representa un elemento de la naturaleza: tierra, agua, fuego, aire y espacio.

Piedras apiladas adentro de la torre.

Pasando el torii fuimos a la temizuya, la fuente en donde se hace un rito personal de purificación antes de pasar a los edificios del santuario.



Exterior del edificio principal

Detalle del grabado en el marco de la ventana.

Pasillos interiores.

Furume Jinja está dedicado a los Tengu, creaturas mitológicas asociadas a espíritus que habitan en los bosques de las montañas.

Este salón con piso de tatami es para dedicar oraciones y ofrendas a los dos tengu principales. 

Karasu Tengu es representado con forma humana pero rasgos de cuervo. Konoha Tengu también tiene forma de humano pero con la nariz larga. 


Se cree que Karasu Tengu es maestro de artes marciales, experto en el uso de armas y responsable del entrenamiento de algunas leyendas del mundo guerrero de Japón. En esta imagen se puede ver que hay un espejo en el centro de cada uno de sus ojos. 

Konoha Tengu también tiene espejos en los ojos. En muchas ocasiones, el espejo significa sabiduría en el shintoismo.

Furumine Jinja es un lugar con muchas sorpresas. Además de los salones de oración y altares con Tengu, el complejo tiene un jardín con estanque, casas de té y habitaciones, todo adornado por el sonido del río que pasa a un lado.

Entrada al jardín japonés

Casi todos los santuario shintoistas tienen árboles sagrados, generalmente son los más altos y viejos.  

Exterior de la casa de té de Furumine Jinja

Una parte del interior de la casa de té.





Hay una cascada, y alrededor muchos árboles de arce que en unos días estarán pintados de rojo por el otoño. Habrá que ir a verlos. 

Aquí otro de los salones, en donde se vendían tablas y amuletos. En las paredes habían máscaras de Tengu, de las que se usan en bailes y festivales.

Pisapapeles de Tengu.

Ema (tablas para poner ofrendas o deseos) con motivos de Tengu.

Al final comimos udon.

Cuidamos de comer en una mesa afuera para no entrar a lugares poco ventilados. Uno nunca sabe dónde podrían haber coronavirus...


Furumine Jinja es un lugar que queda aproximadamente a 3 horas de Tokio, y se necesita tomar tren y autobús para llegar. Estar lejos de la capital y metido en la montaña otorga a este lugar una atmósfera de tranquilidad y paz que se disfruta y agradece. Se siente la naturaleza, se percible la armonía con el entorno y se evidencia la importancia que el shintoismo da a todo esto. Dejo por aquí este vídeo también :)


 
Esperamos regresar pronto para tomar fotos del mismo lugar con las hojas rojas, ya que por la cantidad de arces que vimos creemos que se verá espectacular.

Muchas gracias por seguir entrando el blog.

Comentarios

  1. Que lugar tan pacifico, supongo que se debe sentir mucha paz en este lugar. Estar cerca de la naturaleza te permite disfrutar de sonidos que en medio de la ciudad es difícil encontrar. Muy interesante post.

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Las doce armaduras doradas tamaño original en Akihabara.

Nikko, en la prefectura de Tochigi.

Japón: de 7 mil casos diarios a menos de mil, y todo en un mes.