lunes, 24 de julio de 2017

Okunoin, el cementerio sagrado de Koya-san 高野山の奥之院

Okunoin 奥之院 es el lugar más impresionante que he visitado en Japón. No solo por sus impactantes vistas e inigualable atmósfera, sino por el valor histórico, cultural y religioso que se esconde entre sus bosques de cedros.


Okunoin 奥之院 es un cementerio. Aquí hay más de 200,000 tumbas de creyentes que, desde el año 835, acompañan en la meditación eterna a Kobo Daishi, uno de los personajes más respetados del budismo japonés.

Imagen de Kobo Daishi

Kukai (Kobo Daishi) nació en el año 774 y es, sin duda, una de las figuras más místicas del budismo japonés. Su historia estuvo llena de mitos y sucesos sobrenaturales desde su infancia; fue ordenado sacerdote desde los 20 años, viajó a China para aprender las bases de la secta Shingon 真言 y, después de protagonizar eventos de tintes milagrosos, le fue concedida la montaña de Koya para construir templos, escuelas y un monasterio.

Siempre preocupado por el bienestar de los demás, Daishi no solo enseñó los fundamentos de Shingon, sino que ayudó a la gente en muchos sentidos materiales y espirituales. Se dice que inventó el sistema de escritura "kana" para facilitar el aprendizaje de los niños, y publicó el primer diccionario.

Kukai (Kobo Daishi) consiguió el último nivel de iluminación y decidió permanecer en meditación eterna en este nivel de existencia para ayudar a la gente antes de pasar al nirvana. Por decreto imperial su nombre póstumo es Kobo Daishi 弘法大師, que significa "el gran maestro".

Al fondo está el mausoleo donde Kobo Daishi permanece meditando en espera del Buda del futuro.

Okunoin es uno de los lugares en donde se palpa que la naturaleza es infalible y siempre reclama lo suyo. Las tumbas de piedra y madera no escapan al tiempo que poco a poco entrega a la tierra lo que desde un inicio le perteneció. Siguen unas fotos del lugar.








Okunoin es un lugar de respeto.


Ya que en Okunoin está Kobo Daishi meditando en espera del Buda del futuro, muchos creyentes de todas las épocas pidieron que sus restos estuvieran cerca de él para estar en el lugar donde podrían alcanzar el paso al paraíso. Es por eso que aquí podemos encontrar los restos de varias de las leyendas que enriquecieron la historia de Japón:

Oda Nobunaga 織田信長, el gran líder de los tres samurai que unificaron Japón entre 1563 y 1590, derrotando a todos los enemigos que enfrentaron.


Aunque muchos lo marcan como un tirano, su estilo de liderazgo y su afán por conseguir un país con un solo líder lo dejan como uno de los pilares del Japón moderno.

Al centro está la tumba de oda Nobunaga.

Toyotomi Hideyoshi 豊臣秀吉 también decidió descansar en Okunoin. Aunque en algún momento atacó Wakayama, un monje de Koya-san lo convenció de desistir e incluso se convirtió en adepto antes de morir. 

Aquí descansa Hideyoshi junto con su madre, su hermano, su medio hermano y su esposa.

Después de vengar la muerte de Nobunaga, Hideyoshi  tomó el control de los ejércitos y unificó Japón en 1590. Murió en 1598.

Takeda Shingen 武田信玄, un poderoso señor feudal que fue enemigo de los Tokugawa y que al morir dejó el campo libre para la unificación del país.

A la izquierda Takeda Shingen, a la derecha su hijo, Takeda Katsuyori.

No está claro si Shingen murió por enfermedad o si fue asesinado por un ninja.










Gorinto, las torres de los 5 elementos.









Mausoleo dedicado a Asano Takuminokami 浅野内匠頭, el señor feudal al que los 47 ronin vengaron en una de las historias más inspiradoras de Japón.

Hay Gorinto por todos lados.












Ishida Mitsunari 石田三成 , que murió en la batalla de Sekigahara del lado de los Toyotomi.


Los restos de Akechi Mitsuhide 明智光秀, el general que traicionó a Nobunaga y ocasionó su muerte están también aquí.





Tokugawa Kishu.







Aliados, enemigos, guerreros, monjes; leales y traidores; gobernantes, aristócratas y gente común. Todos descansan en el mismo lugar, esperando que sus espíritus no mueran y esperen junto con Kobo Daishi en meditación eterna. Dicen que en Okunoin no hay muertos, hay espíritus en espera de la llegada de Buda.

2 comentarios:

  1. Con solo leer tu explicación y ver las bellas fotos yo también quedé impresionada... Gracias por seguir compartiendo estos rincones de Japón. Cada día me enamoro más de esta cultura.

    Y Okunoin ya quedó apuntado en mi agenda para cuando visite el país, mira que yo soy de las personas que sueñas con visitar Japón y tarde o temprano, haré realidad ese sueño.

    Y ¿Podrias decirme que camara fotográfica usas? ¡Tus fotos son espectaculares!

    Saludos desde México. :)

    ResponderEliminar
  2. Hola muchas gracias por leer el blog!! Uso una Olympus Stylus sh3 :D

    Ojalá que cuando vengas coincidamos.

    ResponderEliminar