lunes, 12 de junio de 2017

Teru teru bozu 照る照る坊主

Esta semana declararon oficialmente iniciada la temporada de lluvias (tsuyu) en las regiones de Kyushu, Kansai y Kanto, lo que significa que poco a poco veremos más teru teru bozu en las calles y afuera de las ventanas.


En Japón esta época del año se caracteriza por el florecimiento de las hortensias, la multiplicación de los paraguas en las calles, los teru teru bozu y la preparación para el calor y humedad del verano.

El teru teru bozu (照る照る坊主) es un tipo de muñeco hecho de papel o tela que los japoneses usan para pedir días soleados. Es una costumbre que se generalizó en el período Edo pero que al parecer tiene orígenes mucho más antiguos (tal vez en el año 700 o incluso antes). 


La leyenda más común es la que cuenta que un monje prometió a una villa que haría oración para traer días soleados y, ante su fracaso, fue decapitado por órdenes del señor feudal de la villa. 


Sin embargo, se tienen registros vagos de un personaje (monje o monstruo imaginario) que observaba los cambios del clima y podía controlarlos con magia,  y éste puede ser el verdadero origen del teru teru bozu. Aparece con el nombre de Hiyoribo y se dice que tuvo sus orígenes en las montañas de Hitachi.

Monje o monstruo, mito o realidad; el teru teru bozu ha perdurado a través de las generaciones y en la actualidad es usado por niños y adultos para pedir días soleados en la época de lluvias.

Si teru teru bozu logra traer sol, se le pinta una carita feliz como agradecimiento.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario