martes, 3 de marzo de 2015

Owabi (お詫び): una forma de ofrecer disculpas en Japón.

El otro día fui de prisa al súper y en la caja (antes de pagar) pedí recargar la tarjeta Nanaco (una forma de pago parecida a un monedero electrónico). Compré, pagué, hice la recarga y recibí mis cosas, mi cambio y mi tarjeta Nanaco.

Las tarjetas electrónicas de prepago son muy comunes en Japón.

En la noche no me salían las cuentas y, según mis cálculos, la cajera se había equivocado y me había dado 10,000 yen más.

Al día siguiente fuimos a servicios al cliente del mismo súper. Explicamos a la persona que nos atendió que sospechábamos que nos habían dado un billete de más por error. Ella llamó a su supervisor y empezaron a revisar el detalle de la caja del día anterior.

Después de unos 5 minutos volvieron con nosotros, hicieron una reverencia de casi 90 grados y nos dijeron que no había ningún error, nos agradecieron que nos hubiéramos tomado la molestia de ir y nos dieron un "owabi" (お詫び) como regalo. Dijeron que estaban muy apenadas por haber ocasionado un malentendido que provocó que tuviéramos que ir nuevamente al súper.



"Owabi" es la actitud o sentimiento de disculparse, y es un regalo que las empresas o las personas entregan para ofrecer disculpas por un mal servicio o un malentendido. Es la primera vez que me dan uno.

Después de darle vueltas al asunto parece que al pagar di dos billetes de 10,000 yenes (uno se escondió debajo del otro), la cajera metió todos los billetes a su caja y su caja le regresó el cambio (con el billete escondido de regreso).

Posiblemente ellas se dieron cuenta de que había sido una equivocación mía y que el malentendido había sido ocasionado por mí. De hecho, ellas perdieron varios minutos revisando las cuentas por mi culpa, pero aún así nos dieron el owabi.

En Japón el sentido de justicia es refinado y la imperiosa búsqueda de la armonía no termina. 

Al final de cuentas creo que ellas y yo terminamos satisfechos con el final de la historia.

Ya en casa abrimos el owabi y esto es lo que había adentro:

:D



5 comentarios:

  1. aaww...linda historia!

    El reconocer que uno cometió un error es algo que últimamente la gente se ha olvidado de hacer, es más fácil culpar a otros que decir "yo fui", pero sobre todo el pedir disculpas por tu error es algo mucho más difícil de hacer.

    Las educación y los valores que adquirimos de niños son básicos para una sociedad justa. Lástima que por donde vivo (el país en gral.) esto es algo que queda en el olvido.

    Muchas gracias por compartir!

    Saludos
    Edith

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Edith muchas gracias a ti por entrar al blog. Sí, en Japón este tipo de cosas las enseñan a los niños y terminan por hacerlo parte de su vida. Es bien interesante y ayuda a mantener armonía. ¡Saludos!

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Increíble frase:
    "En Japón el sentido de justicia es refinado y la imperiosa búsqueda de la armonía no termina."

    Describe bellamente este aspecto de la idiosincrasia nipona.

    ResponderEliminar