lunes, 10 de febrero de 2014

Mandarinas en Japón

Una de las frutas que más abunda en el invierno japonés es la mandarina (mikan=みかん en japonés). Se come mucho. 

La primera diferencia que se percibe entre las mandarinas japonesas y las que se comen en México es el tamaño. En Japón (para no variar) son bastante más pequeñas. La cáscara es mucho más delgada y el sabor es el mismo que tienen las mandarinas mexicanas. La mayoría son muy dulces y nunca tienen semilla, lo que hace que sea más fácil comerlas. 

Mandarinas en la parte exterior de un súper en Kyushu.


Lo del tamaño sí puede ser una cosa para quejarse porque yo me acabo una mandarina japonesa en 3 mordidas, pero la verdad es que, como se ve en las fotos, el precio no es alto así que se pueden comprar muchas. Por ejemplo, en casa de los abuelos siempre hay una caja como la de la foto lena de mandarinas :D

No hay comentarios.:

Publicar un comentario