miércoles, 14 de febrero de 2018

14 de febrero en Japón

El día de San Valentín sirve para que las personas den muestras de sus sentimientos a sus seres queridos. Es el día del amor y la amistad, pretexto perfecto para pasar tiempo con las personas que hacen que nuestra vida sea digna de vivirse.

Sin embargo, en Japón es un poco distinto. Como otras festividades occidentales, el 14 de febrero fue metido en la cabeza de los japoneses con calzador. Aquí se festeja diferente: en el día de San Valentín las japonesas dan chocolates a los hombres.

Desde hace días las tiendas en Japón se llenaron de chocolates y publicidad. Sin embargo, las japonesas no dan chocolates solo a las personas que son importantes en sus vidas: dan chocolates a todos los hombres que están cerca de ellas. Se ha convertido en una obligación que ya tiene nombre "giri-choco" (義理チョコ, 義理=honor, obligación social; チョコ=choco).

Las japonesas en las oficinas se organizan para comprar chocolates a todos sus compañeros (les agraden o no), cosa que al pasar los años ha incomodado a las niñas, que tienen que gastar tiempo y dinero en comprar chocolates para cumplir una obligación y seguir con una tradición que no nació en su país. 

Japonesas comprando chocolates. Posiblemente giri-choco.

Hay otro tipo de regalo: el honmei-choco (本命チョコ, 本命=favorito), que las japonesas regalan a sus novios, esposos o seres queridos. Muchas mujeres hacen los chocolates en casa, porque tiene más valor si además hay esfuerzo y dedicación en la confección del regalo.

En los últimos años empezó la costumbre del mai-choko, que se trata de comprar chocolates para sí mismo (¿¿?¡?).

Los hombres que recibieron chocolates regresarán el favor en el White Day, el 14 de marzo.

¡Feliz Día del Amor y la Amistad a todos!

5 comentarios:

  1. Vaya que si es diferente, pero se compensa en marzo . Saludos

    ResponderEliminar
  2. Dar cosas por obligación y además tener que regresar el favor, también por obligación… Entonces ¿Porque seguir fomentando una tradición con la cual no se está de acuerdo?

    Es incómodo y hasta cierto punto triste darse cuenta que no hay ningún sentimiento de por medio, ya que en la mayoría de las casos es por cumplir con lo que los japoneses consideran correcto.

    ResponderEliminar
  3. Esa tradición no está tan padre!!! No imagino “tener “ que gastar mi dinero en personas que talvez ni siquiera me caigan bien!!! Habría que investigar la razón por la cual la tradición del 14 de febrero se desvirtuó de esa forma allá en Japón. Pudo ser como acá no?? Que si quieres la festejas y regalas cosas y si no te agrada pues no festejas y ya!!!!

    ResponderEliminar