martes, 8 de agosto de 2017

10 cosas para saber antes de viajar a Japón

Aquí está una lista de unas cosas que sería útil saber antes de viajar a este maravilloso país. 

No se deja propina.

La calidad del servicio y la atención al cliente es muy buena en Japón. Se dice que "okyuaku-sama wa okami-sama desu" (お客さまはお神様です = el cliente es dios). Los japoneses atienden bien porque es su trabajo. Saben que si el cliente se va contento regresará y traerá más clientes.

He sabido de casos en los que los meseros alcanzan al cliente en la calle para darle el dinero que dejó en la mesa y también de botones que han aceptado la propina después de rechazarla varias veces. 

Lo que es cierto es que les incomoda mucho, lo mejor es no dar propina.

No todos los japoneses hablan inglés.

Por alguna razón muchos turistas tienen la idea de que en Japón casi todos hablan inglés y se sorprenden al darse cuenta de que no es así. 

Recientemente el gobierno japonés ha incrustado clases de inglés desde temprana edad y la mayoría de las universidades exigen una puntuación muy alta de TOEIC a sus alumnos para poder graduarse, así que en teoría un porcentaje muy alto de los jóvenes deberían ser capaces de comunicarse en ese idioma. Sin embargo, el acento es muy marcado y al darse cuenta de eso prefieren decir que no hablan inglés. Asimismo, muchos adultos no hablan nada de inglés.


Es difícil hacer amigos en Japón.

Los japoneses tienen una habilidad extraordinaria para programarse de acuerdo a la actividad que están realizando. Si un joven se sube al tren es porque va a trasladarse de un lugar a otro, hacer un amigo en el camino es una posibilidad que ni siquiera figura en  su cabeza. Es por eso que iniciar una conversación en el tren con un extraño es muy poco común. Lo mismo pasa en los restaurantes (van a comer) o los cafés (van a leer algo o dormir). 

No es que los japoneses no quieran hacer nuevos amigos, es que ellos tienen lugares en los que "se programan" para buscan amistades (bares, antros, algunos eventos deportivos).


No está bien visto hacer llamadas por teléfono en los trenes.

Una de las bases de la sociedad japonesa es el respeto a los demás. Se hace todo lo posible para no molestar a las personas que están alrededor. En los trenes muchas personas regresan del trabajo cansadas y prefieren dormir, otras quieren estudiar; algunos otros aún están trabajando y otros están leyendo. Lo mejor es no distraer con los sonidos de los mensajes y mucho menos con la reproducción de canciones o vídeos que solo importan al que los está viendo.

Además, los japoneses aprecian mucho el silencio desde hace mucho tiempo. Es una cultura que gusta de tener momentos sin ruido.

Por supuesto que se puede hacer todo lo demás (escribir, chatear, jugar, etc en silencio o con audífonos). Nunca hacer o recibir llamadas.


No todos los baños son estilo occidental.

El gobierno ha asignado a una Ministra la tarea de sustituir la mayoría de los baños tradicionales japoneses por washlets o baños occidentales para el 2020. Sin embargo, a tres años de las Olimpiadas todavía se encuentran muchos baños estilo oriental, sobre todo en las estaciones de tren.

Casi no hay botes de basura.

En la última década del siglo pasado hubo un atentado en el metro de Tokio que ocasionó la muerte de una decena de personas. La policía ordenó retirar todos los botes de basura de la ciudad y, al ver que los japoneses automáticamente se llevaban su basura a casa, decidieron colocar botes de basura solo en algunos lugares como centros comerciales o estaciones. Las demás prefecturas copiaron el modelo.

Además de conservar las calles limpias se han ahorrado una fortuna en gastos de recolección.


No se puede fumar en las calles.

Solo se puede fumar en lugares específicamente adaptados para tal efecto. Sin embargo, sí se puede fumar en secciones de restaurantes y sorpresivamente en los bares no hay zona de no fumar. Esto solo deja a la vista que la principal razón por la que está prohibido fumar en la calle no es la salud, sino la limpieza: así se evita tener colillas de cigarro tiradas por todas partes.


Se puede tomar alcohol en todos lados.

A los japoneses les gusta mucho tomar alcohol. Ya que están educados desde niños para no molestar a nadie, cuidan mucho su comportamiento incluso cuando están borrachos. Se vale consumir alcohol en todos lados, pero esto no es excusa para dejar de respetar a los demás. Eso lo tienen claro los japoneses y lo debemos tener claro todos.


El clima es muy cambiante.

Invierno con nieve en la mayor parte del país y 35 grados en el verano también en toda la nación. Se tienen temperaturas extremas en las distintas temporadas del año.

Japón es un archipiélago que de un lado tiene el océano Pacífico y del otro lado el continente asiático. Su posición geográfica hace que hoy pueda estar soleado y mañana haya una tormenta o que por la noche se tenga lluvia constante y al día siguiente un cielo sin nubes. Es necesario estar preparado.


Los japoneses comen otras cosas además de sushi.

Así como los mexicanos no solo comemos tacos, los argentinos tienen más que carne y en España hay más cosas además de jamón ibérico, en Japón no todo es sushi.

Los ingredientes que la naturaleza dio a Japón no son tantos como en otros países pero los japoneses se las arreglaron para combinarlos de manera que el menú contenga cosas fritas, asadas, mucha verdura, pescado, infinidad de platillos a la plancha y sabores exóticos y sutiles. El que llega a Japón preocupado porque no le gustan las cosas crudas no tiene de qué preocuparse.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario