jueves, 8 de octubre de 2015

Tarde de béisbol en Osaka

El otro día fui al estadio Koshien a ver a mis Tigres de Hanshin contra el equipo de Yakult, que iba ganando el juego hasta que en el último tercio los Tigres le dieron la vuelta en un muy emocionante juego.

El béisbol es el deporte más popular en Japón, que tiene una liga poderosa que diario llena estadios alrededor de todo el país.

El estadio de Koshien es de los pocos que no está techado y conserva el sabor tradicional de la pelota. Se puede decir que es la catedral del béisbol nipón.  

Esta vez, más que fotos, les dejo un vídeo en el que se puede ver el ambiente que se arma en el estadio. En Japón la gente se la pasa cantando todo el juego.

La parte exterior del estadio antes del juego.

Los fanáticos consumen los artículos promocionales del equipo para estar a tono.

Lleno y pintado de amarillo, uno de los colores representativos de los Tigres.

Los relevistas llegan del bullpen en este smart.

La cerveza de barril llega a tu asiento.


En México, así como en Estados Unidos, los espectadores están pendientes del desarrollo del juego pero no suelen hacer fiesta a menos que su equipo haga una jugada buena a la defensiva o al momento de batear. Sin embargo, en Japón todo el tiempo están coreando nombres y cantando canciones de aliento. Cada jugador tiene su canción.

Al momento de que al visitante le toca batear, la fanaticada local guarda silencio respetuosamente para escuchar las porras y apoyo de los fanáticos visitantes, aunque el local vaya perdiendo. Eso no lo he visto en ningún otro lado. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario