miércoles, 8 de octubre de 2014

Ir de antro en Japón

Ir de antro en Japón es, para no variar, una experiencia completamente diferente a lo que estamos acostumbrados en México y en muchas partes de occidente.

A continuación pongo lo que me llamó la atención desde mi manera de ver las cosas. Fui a un antro en Shibuya, Tokio, que se llama Camelot. Fui en miércoles el pasado invierno, y estaba lleno.

ANTES DE ENTRAR
La persona de la entrada solamente revisa que no entres con líquidos. Nada más. No revisiones especiales, no distinciones, no discriminaciones ni preguntas de más. No medía 2 metros ni tenía cara de pocos amigos.

COVER
Aunque en los antros de Japón hay varias promociones (por ejemplo cupones de descuento y cosas así), yo pagué los 3,000 yenes de cover, que tienen incluida una bebida.

ENTRANDO AL LUGAR
El Camelot (situado a menos de 10 minutos caminando desde la estación de Shibuya), está en el sótano de un edificio, por lo que después de pagar cover se bajan las escaleras que llevan a la entrada.

En la entrada hay un salón de peinados (con dos estilistas cumpliendo los requerimientos estéticos de sus clientes en el momento) y una pared llena de coin locker. El lugar no es muy grande (en general se puede decir que es un rectángulo un poco más grande que una cancha de basketball).

PERIQUERAS Y LOUNGE
Hay menos de 10 periqueras entre la barra y la pista, dos lounges (uno atrás de la barra y otro en el lado opuesto de la barra) y unos sillones de pared que a un costado de la pista. La pista se parecía (en dimensiones y lógica) a las que se ponen en las bodas de México.

PRIMERA IMPRESIÓN AL ENTRAR
Música electrónica y hip hop con muy buena calidad de sonido, periqueras con 2-3 japoneses(as) sentados en cada una y la mayoría sin platicar (solo viendo la pista, incluso parecían no estar divirtiéndose) con vasos en las mesas (no vendían botellas, solo tragos). Grupos de amigos y grupos de amigas (pocos grupos mixtos), algunos recargados en las paredes. Casi no se veían parejas.

LA BARRA
Una barra normal con 3 bar tender sirviendo ron, cerveza, whisky, midori, shouchu, tequila, etc. Enfrente dos filas de japoneses. El trago más barato era de 100 pesos.

LA PISTA
En Japón, las personas que están bailando lo hacen viendo al DJ, que está enfrente de la pista. No hay grupitos en círculo, no hay parejas bailando una enfrente del otro... todos están volteando a donde está el DJ.

EL LIGUE
La verdad tardé en entender cómo funcionaba, y resultó muy interesante, muy japonés. Si a alguien le gusta alguien más y ése alguien está bailando, entonces se acerca poco a poco hasta estar al lado de la persona buscada. Una vez que está codo con codo, intenta rozar el codo o el hombro de la otra persona: si hay una sonrisa o saludo o correspondencia, entonces se ha ligado. Si no, momento de regresar por el mismo camino por el que llegaste.

Extraño, diferente.. pero conveniente y práctico. No hay rechazo directo, por lo que la armonía prevalece. Una vez que se obtuvo éxito, se sigue bailando igual, o se va a lounge, o van a otro lado. Yo no vi ni un solo beso en las horas que estuve en el antro. Como en las calles, casi nulo contacto físico.

Es común que lleguen japoneses y japonesas solas, puesto que una de las ideas principales que se tienen cuando se va a un antro en Japón es ligar. Por lo que he visto, no es común invitar a tu novia o esposa a salir de antro, puesto que ya es tu novia o tu esposa :P

Única foto que saqué , ya que dejé el celular en el coin locker... al fondo se ve el DJ y a mi derecha estaba la barra. Ya iré nuevamente para tomar más fotos!


SIN GENERALIZAR
Aunque el título del post es "Ir de antro en Japón", creo que quedaría mejor "Ir de antro a Camelot en Shibuya", puesto que no estoy seguro de si lo mismo pasa en los demás antros. Sin embargo, por lo que he platicado con mis amigos, es el estándar en Japón.

1 comentario:

  1. Bastante interesante, yo no he ido a ningún antro en México (aun) pero mi percepción sobre ellos es muy contrario a lo que describes en Japón.

    ResponderEliminar